El cerebro recupera las palabras que deseamos expresar en menos de 200 milisegundos (Global Talent)